Coronavirus: México se manifiesta acerca de su situación

Diario “The Economist” transcribe la narración acerca del coronavirus realizada por el vocero de México López-Gatell

El coronavirus en México está encendiendo luz roja, y es Hugo López-Gatell (El Zar del coronavirus), el subsecretario de Salud y doctor en epidemiología, quien toma la palabra.

A principios de la pandemia, México vendió una provisión de mascarillas a China y el subsecretario aceptó que tuvieron que recomprarlas: “En retrospectiva, quizá no debimos haberlo hecho (vender las mascarillas)”.

“Pero no las recompramos a 30 veces (su precio), fue menos”.

“No haberlas vendido hubiera involucrado tomar decisiones que hubieran sido extremadamente disruptivas. Por ejemplo, hubiéramos necesitado que el gobierno declarara el estado de emergencia sanitaria en ese momento, anticipándonos a lo que estaba por venir, afectando completamente la dinámica social, económica y política”.

Frente al tema de la producción de ventiladores para otros países por parte de fábricas de automóviles

El epidemiólogo se manifestó así: “Una vez que lleguemos a la meta propia, no veo el problema, pero obviamente priorizaremos el consumo interno”.

También habló con respecto a la participación de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el COVID-19, a través del Plan DN-III y el Plan Marina

Con este plan se ofrece apoyo civil y no militarizado, para el abasto de comida esencial: “Con ello, en cualquier momento dado, si la inmovilización causada por la pandemia o por las restricciones del gobierno resultan en escasez, tenemos mecanismos establecidos. Todavía no están en el campo, porque todavía no se necesitan, pero está planeado tener un suministro básico de granos, leche, entre otros”.

En cuanto al tema sobre la supuesta falta de información y por qué el gobierno de México no ofrece el total de hospitalizaciones por enfermedades respiratorias agudas y no publica las bases de datos internas de los certificados médicos más recientes

Estas fueron las palabras de López-Gatell al respecto, con un toque algo irónico: “En el tema de las admisiones en hospitales, también hay grandes limitaciones, si me dices que tienes las admisiones que ocurrieron ayer, por favor dámelas”.

Y aseguró que eran veraces sus palabras: “Cuando estaba en la academia, daba un curso de seguridad sanitaria y siempre enfatizaba mucho que era completamente errónea la idea de que la información debe ser ocultada de la población. No sólo en términos éticos, para el individuo y para el gobierno, sino también en términos técnicos”.

“Hay manuales y libros de texto que podrían resumirse bajo la noción de que, entre más rápido hagas que la población participe en el problema, y los expliques con franqueza, de manera absolutamente transparente, añadiendo que ellos son parte de la solución, y dando las alternativas de lo que pueden hacer, más efectivo será que el gobierno y la sociedad pueden trabajar juntos hacia una solución”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *