La historia del crucero australiano con coronavirus a bordo: Uruguay le brinda ayuda

El crucero Greg Mortimer, se vio en serios problemas al portar pasajeros positivos de coronavirus

Al tener el crucero pasajeros infectados de coronavirus, naciones como Chile y Argentina le cerraron sus puertos ya que aseguraron no contar con la capacidad pertinente para tratar el tema. Ni siquiera fueron recibidos por Islas Malvinas, territorio que administra Reino Unido.

De ese modo, el Greg Mortimer terminó navegando aguas uruguayas.

El embajador de Australia en Argentina, Brett Hackett, compartió este mensaje en sus redes sociales: “En los momentos complejos es cuando una nación toma la difícil decisión de ayudar a los demás. Por favor, Uruguay, acepten el profundo agradecimiento de Australia por su compasión”.

El mensaje incluía esta imagen:

A lo que el ministro de Relaciones Exteriores en Uruguay, Ernesto Talvi, le respondió: “Para nosotros, los uruguayos, brindar ayuda humanitaria nunca fue una opción, sino un imperativo ético“.

El “corredor humano” que encontró Greg Mortimer en Montevideo

Desde la llegada al puerto, Uruguay prestó servicio médico de control y de atención a los pasajeros del crucero. El pasado sábado, la nación creo un “corredor humano” desde el puerto de Montevideo hasta el aeropuerto de Carrasco, a aproximadamente unos 30 km de distancia, para que 112 pasajeros (de los 217 que se encontraban a bordo del Greg Mortimer) viajaran a sus países.

Estos pasajeros fueron 96 australianos y 16 neozelandeses que viajaron en un vuelo (con equipamientos especiales y médicos a bordo) hasta la ciudad de Melbourne.

El ministro Talvi hizo público en su red social Twitter, un video en el que se ve este “corredor humano” con autobuses y sus pasajeros. Como encabezado del video, estas palabras: “Esto es ganar un mundial: banderas flameando en los balcones, vecinos aplaudiendo“.

Tema que hizo llenar de orgullo a la nación e hizo volver tendencia a Australia en dicho lugar.

En otro tuit compartido por Talvi, se ve un video en el que uno de los pasajeros (con las protecciones pertinentes) se pone de rodillas para realizar un gesto de agradecimiento. El tuit iba acompañado de estas palabras: “Se arrodilló, le dio beso a nuestra tierra y se fue. Ahora sí, todos a bordo del avión, a nuestros queridos amigos australianos y neozelandeses les decimos: muy buen viaje y hasta muy pronto”.

Tanto Australia como Nueva Zelanda ya tienen impuestas sus medidas pertinentes frente al coronavirus -véase este artículo-, con las cuales reciben a este grupo que parte de Uruguay.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *