Países Bajos, ¿Riesgosa su estrategia de confinamiento para combatir el coronavirus?

En países bajos el “confinamiento inteligente” por coronavirus es el tema del día

El coronavirus asecha, Países Bajos lo siente y contraataca con un “confinamiento inteligente”.

¿En qué consiste el “confinamiento inteligente”?

La polémica “teoría de la inmunidad grupal o de rebaño”, es la ideología que públicamente tiene Países Bajos. Es un enfoque considerado “frío y calculado” por un experto en salud global holandés.

El gobierno de este país quiere amortiguar los costos sociales, económicos y psicológicos del aislamiento social y hacer que el futuro retorno a la normalidad sea más fácil de llevar.

Solo empresas donde es estrictamente necesario el contacto físico, como las peluquerías y los burdeles, se han visto obligadas a cerrar sus puertas.

Louise van Schaik, del Instituto Clingendael de Relaciones Internacionales, dice: “No queremos reaccionar exageradamente, encerrar a todos en sus casas. Y aquí es más fácil mantener a las generaciones separadas porque el abuelo y la abuela no viven en casa con sus hijos. (-) Creemos que estamos conservando la cabeza fría“.

Se ha recomendado (más no ordenado) quedarse en las casas y, si desean salir, bien sea a hacer compras, tomar aire fresco o ir a su lugar de trabajo (porque no pueden teletrabajar), mantener una distancia social prudente (de unos 150 centímetros). Los holandeses en un 99%, según encuestas, han aceptado y llevado a cabo la recomendación.

Mark Rutte, el primer ministro holandés, se manifestó así respecto al tema: “Lo que escucho a mi alrededor es que la gente está contenta de que los traten como adultos, no como niños”.

La inmunidad colectiva

El profesor Claes de Vreese de la Universidad de Ámsterdam cree que el gobierno del Reino Unido, “Dejó a las personas colgadas y sintiendo que eran parte de un extraño experimento social”, cuando este dio a conocer un plan para desarrollar una inmunidad amplia en la población, ya que esto podría cobrarse unas 250.000 vidas.

Permitir que un virus mortal se propague por la sociedad para crear un nivel de inmunidad significa implícitamente aceptar que muera gente.

En un principio el gobierno holandés también aceptó esta idea impuesta por el Reino Unido, pero luego la dejó la idea solo como una opción viable.

Rutte, en un mensaje emitido a la nación por medio de la televisión, expresó: “Podemos retrasar la propagación del virus y, al mismo tiempo, aumentar la inmunidad de la población de manera controlada“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *