11/04/2017

La costa concentra el 68% de la oferta turística española

Compartir |


La Cátedra de Turismo de Interior y de Montaña de la Universitat de Lleida y de la Diputació de Lleida ha realizado un estudio sobre dinámicas territoriales del turismo en España, elaborado por el geógrafo y profesor de la Universidad de Lleida, Francisco Garcia.


En este sentido, este estudio se ha aproximado a estas dinámicas diferenciando operativamente los grandes geoespacios turísticos del país: como son el litoral, el interior (el urbano y el rural) y las zonas de montaña, y utilizando la distribución de las plazas de alojamiento y la localización del empleo en cada territorio como indicadores de la misma.
Así, esta es una de las primeras oportunidades que se han tenido de cartografiar la localización de la oferta de alojamiento en su conjunto y el empleo turístico a escala municipal en España, siendo éste uno de los principales logros de este estudio.

Principales conclusiones del estudio:
-El 99% de municipios españoles cuentan con algún tipo de plazas de alojamiento turístico, sean de pago o sean segundas residencias.
-Los municipios litorales, que suman el 7% de la superficie del país, concentran el 68% de las 3,4 millones de plazas de alojamiento turístico de mercado existentes en España en diciembre de 2013.
-El número de plazas turísticas de mercado por km2 de superficie en los municipios litorales era 10 veces superior a la media española y a la media de la Unión Europea.

-En uno de cada seis municipios españoles el empleo turístico y de ocio, conjuntamente con la construcción y los transportes, suponía más del 40% del empleo total. Muchos de ellos eran municipios del interior rural y de zonas de montaña.

1. Según el director del estudio, el profesor de la Universidad de Lleida, Francisco Garcia Pascual:
“en España, el turismo se disemina por casi todos los municipios, al mismo tiempo que es una actividad que muestra un elevadísimo nivel de concentración territorial que tiene evidentes beneficios para las localidades o territorios donde su sitúa, al crear riqueza y promover puestos de trabajo. Sin embargo, también ejerce una fuerte “presión contradictoria” sobre el medioambiente, la cultura y el patrimonio, el mercado laboral, y el precio del suelo y el mercado inmobiliario. De aquí la necesidad de gestionar, ordenar, regular y planificar el turismo, al mismo tiempo, que se impulsa su desarrollo en unos casos, su consolidación en otros o se limita en otros lugares”.

2. El turismo está presente en casi todo el territorio del país. Así, el 72% de los municipios contaban con alguna plaza de alojamiento turístico de mercado. Es más, si hablamos de plazas de mercado (hoteles, cámpines, casas rurales, apartamentos y viviendas de uso turístico regularizadas) y de no mercado (segundas residencias), éstas estaban presentes en el 99% de los municipios. Es más, sólo en 29 municipios, de los más de ocho mil existentes, no se contaba con ninguna plaza turística.

3. Pese a la extensión territorial del fenómeno turístico, éste muestra un elevadísimo nivel de concentración espacial. Pues, los municipios litorales, que sólo son el 6% y suman el 7% de la superficie del país, concentraban el 68% de la oferta de alojamiento turístico de mercado. Si hablamos de oferta turística de mercado y de no mercado (segundas residencias) los municipios litorales agrupaban al 48% de la misma; creciendo en este caso el papel de los espacios urbanos y rurales del interior en términos de plazas de alojamiento turísticas totales (sean de pago o no).

4. Cabe destacar que, en este sentido, en los 70 municipios con más plazas de alojamiento turístico de mercado de los más de 8.100 existentes, se concentraban el 50% de las plazas de toda España.

5. En los municipios litorales se alcanza una densidad de la oferta de alojamiento muy elevada, claramente superior a la media española y europea. El número de plazas turísticas de mercado por km2 de superficie en los municipios litorales era 10 veces superior a la media española y a la media de la Unión Europea. En el lado contrario, en las zonas de montaña la densidad de la oferta turística era de sólo 1,1 plazas por km2, muy lejos del valor medio de los espacios litorales que se situaba en 68 plazas por km2. Así, esta presión sobre el espacio costero queda evidenciada si tomamos como ejemplo que en el municipio litoral de Salou (provincia de Tarragona), se alcanzaba una de las ratios españolas más elevadas, con casi 3.500 plazas por km2.

6. Los municipios con más plazas de alojamiento turístico en España eran Barcelona con 109.000, Madrid con 106.000, seguidas de San Bartolomé de Tirajana (provincia de Las Palmas), Benidorm (Alicante), Calvià (Illes Balears), Salou (Tarragona), Adeje (Santa Cruz de Tenerife), Palma de Mallorca, Arona (Santa Cruz de Tenerife), Lloret de Mar (Girona), Mogán (Las Palmas), Tías (Las Palmas), Pájara (Las Palmas), Torremolinos (Málaga), Marbella (Málaga), Alcudia (Illes Balears), Peñíscola (Castellón), San Llorernç des Cardassar (Illes Balears), Torroella de Montgrí (Girona), Valencia, Sant Josep de sa Talaia (Illes Balears), Ciutadella de Menorca (Illes Balears), Sevilla y Puerto de la Cruz (Santa Cruz de Tenerife) -ordenados por número de plazas-.

7. Si atendemos a la media de junio y diciembre de 2010 de afiliados a la Seguridad Social que trabajaban en servicios de alojamiento, bares y restaurantes, mayoristas y minoritas de viajes, espectáculos y ocio, parques temáticos y de atracciones, estaciones de esquí, deportes, museos, monumentos, bibliotecas y archivos, y en bingos, casinos y juegos de azar, el empleo turístico y de ocio en España era de 1.557.000 personas. A las que podemos unir el empleo dedicado al sector de la construcción y de los transportes, muy relacionados con el mundo turístico, dando como resultado que el turismo directa e indirectamente empleaba en España a 3.664.000 personas (es decir, casi el 21% del empleo total del país).

8. Los municipios litorales concentran una parte muy importante del empleo turístico y del ocio. Así, municipios litorales cuentan con el 45% del empleo turístico del país, y significativamente las ciudades del interior otro 41%. En cambio, los espacios rurales del interior sólo sumaban el 9% y las zonas de montaña un 6%.

9. Si al empleo turístico le añadimos el empleo dedicado a los transportes y a la construcción, son los espacios urbanos del interior los que concentraban una mayor parte, con un 41%, seguidos del litoral con un 37%, de los espacios del interior rural con un 13% y las zonas de montaña con sólo un 6%.
10. En España, en 1.239 municipios -uno de cada seis- el empleo turístico conjuntamente con la construcción y los trasportes, suponía más del 40% del empleo total. Esto quiere decir que su nivel de especialización duplicaba la dedicación media a estos sectores del país. Muchos de estos municipios son litorales, pero también hay un grupo muy numeroso de municipios ubicados en zonas rurales del interior y en zonas de montaña, en los cuales el turismo y el ocio desempeñan un papel central en sus estructuras laborales y económicas.