La Organización Meteorológica Mundial (OMM) se manifiesta ante los efectos del coronavirus en el sistema de observación

En un comunicado, la Organización Meteorológica Mundial ha manifestado su preocupación por el efecto del coronavirus en la cantidad y la calidad tanto de las observaciones y los pronósticos meteorológicos como de la vigilancia atmosférica y climática

El Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas, dijo: “A pesar de los colosales retos que entraña el coronavirus, los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN) siguen desempeñando sus funciones vitales sin interrupción. Aplaudimos su abnegada dedicación a la labor de proteger vidas y bienes, pero también somos conscientes de que la capacidad y los recursos son cada vez más limitados”.

“Las consecuencias del cambio climático y de la creciente cantidad de desastres de naturaleza meteorológica no cesan. La pandemia del COVID-19 conlleva un desafío adicional, y puede agravar los riesgos asociados a múltiples peligros a nivel de un único país. Por consiguiente, es fundamental que los gobiernos presten atención a sus capacidades nacionales de observación meteorológica y emisión de alertas tempranas a pesar de la crisis de la COVID-19”, argumentó.

El Sistema Mundial de Observación (SMO) de la OMM es el motor de todos los servicios y productos meteorológicos y climáticos que los 193 Estados y territorios Miembros de la Organización proporcionan a sus ciudadanos. Facilita observaciones sobre el estado de la atmósfera y la superficie del océano por medio de instrumentos terrestres, marinos y espaciales. Gracias a esos datos, se elaboran análisis, pronósticos, advertencias y avisos meteorológicos.

Partes importantes del sistema de observación (como sus componentes satelitales y muchas redes terrestres de observación) son parcial o totalmente automáticas.

De esta manera se espera que sigan funcionando sin experimentar un deterioro importante durante varias semanas, o en algunos casos durante períodos más largos, pero si la pandemia se prolonga más allá de algunas semanas, las labores de reparación, mantenimiento y aprovisionamiento que se dejarán de hacer, así como la falta de nuevos despliegues, serán cuestiones cada vez más preocupantes.

Observaciones meteorológicas de superficie

En la mayoría de los países desarrollados, estas observaciones meteorológicas son casi totalmente automáticas.

Sin embargo, en muchos países en desarrollo todavía no se ha completado el proceso de transición que les permitirá automatizar las observaciones, y la comunidad meteorológica aún debe recurrir a las observaciones que los observadores meteorológicos realizan manualmente y luego transmiten a las redes internacionales para su uso en modelos meteorológicos y climáticos mundiales.

“Por el momento, se prevé que la disminución en la cantidad de observaciones afectará de manera relativamente limitada a la calidad de los productos de predicción meteorológica. Sin embargo, cada vez se dispone de menos observaciones meteorológicas de aeronaves, y puede que los pronósticos experimenten una pérdida gradual de fiabilidad”, afirmó Lars Peter Riishojgaard, director de la Sección del Sistema Tierra del Departamento de Infraestructura de la OMM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *